Paseando por el Gótico

Ruta por la Barcelona Medieval.
Situado en el distrito de Ciutat Vella, el Barrio Gótico es el núcleo más antiguo y una de las zonas más hermosas de Barcelona.

El barrio está delimitado por Las Ramblas, Vía Laietana, el Paseo de Colón y la Plaza de Cataluña y,  atrae diariamente a miles de turistas en un laberinto de callejuelas medievales. Iniciaremos el recorrido en las Ramblas junto a la Plaça de Catalunya. Este paseo era un antiguo torrente que canalizaba el agua hasta el mar y era el límite de la antigua ciudad medieval, ya que la muralla del siglo XIII pasaba por aquí. 

Un siglo más tarde se amplió la ciudad, construyendo una nueva muralla más allá de la Rambla.

Era todavía una zona de huertos, mercado y ferias. Su urbanización llegó con el derribo de las murallas medievales en el siglo XIX.

La Barcelona medieval originada sobre los restos de la Barcino romana, propició la construcción de iglesias y palacios góticos que provocaron la desaparición de los anteriores restos románicos. Las calles de la Barcelona medieval componen un escenario ideal para disfrutar del centro de la ciudad sin prisas, un verdadero placer.

La plaza Nova, una de las más antiguas de la ciudad conserva aún dos antiguas torres romanas. Además de la Catedral, en la Plaça Nova encontramos La Pia Almoina (s. XV), una institución que ofrecía comida y ayuda a los pobres, hoy alberga el Museo Diocesano. En el Palacio Episcopal se conserva una galería del s. XIII en su primera planta.

Iglesias como Santa María del Pi, dedicada a la virgen o de Sant Felip de Neri, la iglesia de Sant Just i Pastor o la dedicada a la Mercé, patrona de la ciudad, son otras edificaciones interesantes para visitar.

El Palau de la Generalitat, que en el carrer del Bisbe conserva su fachada original gótica del s.XV,  destacan sus gárgolas y, especialmente la que representa la princesa de la leyenda de Sant Jordi. Recordemos que salvó a la princesa de un feroz dragón que atemorizaba a la población, Sant Jordi acabó con la vida de la bestia, y de la sangre del dragón creció una bellísima rosa.

En esta calle encontramos un puente con un precioso balcón de inspiración gótica. En realidad es un arco neogótico (1928) que une el Palau de la Generalitat con un edificio de de carácter religioso, la Casa dels Canonges.